You cannot copy content of this page

La Consulta Nutricional Personalizada: ¿Una realidad o una creencia?

Siempre había creido como Nutricionista – Dietista, que realizaba Consultas Nutricionales completamente Personalizadas a los pacientes que atendía.

De hecho comentaba a mis pacientes de aquel entonces, que los instructores de gimnasios e inclusive médicos y otras personas que se dedicaban al tema de las consultas nutricionales/dietas, no realizaban una consulta personalizada, y por supuesto, mucho menos consideraban sus necesidades, porque lo que hacían era entregar un plan/dieta genérica para todo el mundo, que además no estaba basada en evidencias científicas comprobables.

Los únicos que pueden dar un servicio completamente personalizado, ajustado a las necesidades nutricionales individuales, somos los nutricionistas.

Sin embargo, a pesar de que ciertamente somos los profesionales licenciados y capacitados para evaluar, determinar, calcular los requerimientos energéticos – nutricionales y recomendar el plan de alimentación que se ajuste a esas necesidades…

Surgen estas inquietudes,

  1. ¿Por qué los pacientes no realizan las recomendaciones que realizamos?
  2. ¿Por qué los pacientes no se adhieren al tratamiento nutricional?
  3. No sé que más ofrecer a los pacientes, en tratamientos nutricionales de largo plazo, para evitar que el paciente se desmotive…
  4. Los pacientes vienen a la primera, segunda e inclusive hasta una tercera consulta, y luego no regresan, ¿Qué debo hacer para que estos pacientes regresen y cumplan con su tratamiento?
  5. Los pacientes hacen más caso a las recomendaciones de los médicos y otros profesionales que a mis recomendaciones, que fueron realizadas en base a sus necesidades individuales.

Estas inquietudes, las tuve en aquel entonces, cuando tenía mi propia consulta nutricional privada, y hoy en día colegas que me escriben, me cuentan exactamente los mismos problemas.

Estos problemas tienen un denominador común:

Falta de un sistema/método/ruta de trabajo que permite atender y adherir al paciente al tratamiento nutricional.

El sistema que me refiero, no es un software o programa que nos permite agilizar los cálculos antropométricos – nutricionales.

Me refiero a un sistema que permite identificar el tipo de paciente y su nivel de adherencia al tratamiento.

Un sistema que te ayude a ofrecer soluciones que resuelvan realmente los problemas del paciente.

Cuando descubrí esto hace algunos años, me di cuenta, que hay pacientes que no necesitan dietas/planes de alimentación personalizado, porque no están preparados/listo para ello.

Descubrí que hay pacientes, que solo requieren algunas recomendaciones para mejorar sus hábitos y estilo de vida.

Descubrí que hay pacientes, que requieren que les planifiques el menú de la semana.

Y puedo continuar la lista…

La idea es que te detengas por un momento y reflexiones si realmente:

  • ¿Clasificas y/o segmentas a tus pacientes?
  • ¿Ofreces soluciones en base a la fase en que se encuentra el paciente?

Esto que te pregunto es determinante.

Hace días conversaba con una de mis colegas-cliente, que trabaja con grupos de pacientes obesos, y con preocupación y molestia a su vez, me decía, que daba lo mejor a sus pacientes para que perdieran peso, y que estos pacientes, ya tenían casi un año en tratamiento con ella, pero no habían perdido el peso esperado, y que la adherencia al tratamiento nutricional, era muy baja, a pesar que si asistían a las consultas privadas y a las reuniones grupales semanales.

Revisamos lo que ella trabaja con sus pacientes, y desde el punto de vista del nutricionista está perfecto, pero desde el punto de vista de marketing, no lo está.

El problema radica en que dentro del grupo de pacientes obesos, existen diferentes tipos de pacientes y cada tipo de paciente, tiene características y necesidades diferentes, y no me refiero a necesidades nutricionales.

Por ello, algunos pacientes obesos si avanzaron y otros no tanto y/o apenas avanzaron.

Entonces, el servicio que ofrece esta colega a pacientes obesos, funciona mejor a un tipo de paciente, que tiene unas características y necesidades específicas, que encajan perfectamente con el servicio que ofrece actualmente.

¿Qué podemos concluir de este ejemplo?

  1. Antes de crear el servicio, debes pensar en las necesidades del paciente.
  2. Debes definir el nicho de mercado, con el cual quieres trabajar.
  3. Debes segmentar/clasificar al paciente en niveles de compromiso/adherencia al tratamiento.
  4. Ofrecer soluciones que resuelvan los problemas de los pacientes.

Otro caso de otra colega-cliente, los pacientes van a la primera, segunda y si acaso llegan a la tercera consulta.

Tiene muchos pacientes de primera, pero pocos pacientes controles.

Revisamos y se observó, que algunos si regresaban a sus consultas controles y además realizaban el tratamiento nutricional, pero la gran mayoría no.

Así que esta colega tampoco tenía identificado/clasificado por tipos de pacientes y el servicio que ofrece, al final, es el mismo para todos, a pesar de que si realice una evaluación, determinación, cálculos y recomendaciones personalizadas.

Es la misma situación que el ejemplo anterior.

Colega, la realidad es que no ofrecemos una consulta nutricional personalizada, lo único que se ofrece personalizado, son los planes/dietas/tratamientos nutricionales, basados en cálculos de requerimientos de energía y nutrientes.

Pero las necesidades de los pacientes va más allá de calcularles una dieta/plan/tratamiento nutricional.

Probablemente esto que te cuento te moleste, y lo cuestiones. Si es así, hazlo. De hecho te invito a que lo hagas.

Cuando no ofrecemos un servicio personalizado y/o que resuelva los problemas de los pacientes, ¿en que nos diferenciamos? ¿En qué queremos resaltar?

Probablemente me dirás que:

  • En los numerosos cursos de actualización, que has realizado.
  • En el equipo de última generación que acabas de adquirir.
  • En el software de moda para calcular el plan de alimentación del paciente.
  • En que te apegas a las evidencias científicas.
  • En que apareces en los medios de comunicación masiva, y otros colegas no.

Me puedes dar las razones que quieras, pero probablemente no tienes un sistema de atención y adherencia al tratamiento nutricional, y tampoco ofreces soluciones acertadas a los problemas de los pacientes.

Puedes dar todas las recomendaciones excelentes desde el punto de vista nutricional, pero no están orientadas a las necesidades de tu nicho de mercado.

El tener un sistema o método que nos permita identificar el tipo de pacientes y sus necesidades/problemas, hace que:

  1. Ofrezcas un servicio orientado a las necesidades y problemas de los pacientes.
  2. Los pacientes se adhieren al tratamiento nutricional.
  3. Los pacientes logren sus objetivos y metas planeadas.
  4. Optimices el tiempo dedicado al paciente.
  5. Los pacientes regresan a sus controles.
  6. Te diferencias de otros colegas y/o servicios.
  7. Te conviertes en un referente en tu área.
  8. Los pacientes te recomienden a otros pacientes (publicidad de boca en boca).
  9. Comienzas a atraer pacientes de manera natural y orgánica.
  10. Comienzas a aumentar tus ingresos.

Tener un sistema para brindar un buen servicio, es esencial, así como lo es tener un sistema de:

  • Atracción y captación de pacientes
  • Atención y fidelización del paciente
  • Generación de ingresos
  • Cálculos y precios
  • Comunicación
  • Control de citas

Puedo seguir enumerando los sistemas…

Las grandes empresas que conocemos hoy en día, a través de marcas posicionadas en el mercado de consumo masivo, utilizan sistemas.

La base de tu servicio, sea consulta nutricional, sea asesoría/consultoría para empresas, sea un servicio de alimentación, sea cualquier otro servicio y/o producto relacionada a la nutrición y alimentación, debe funcionar en base a sistemas.

Los sistemas te permiten estandarizar y/o tener claridad en los procesos.

También te permite obtener siempre el mismo resultado.

Te permiten que, en el momento que no estés, otra persona, lo pueda realizar por ti.

Te invito a que comiences a realizar:

  1. Una clasificación de tus pacientes en base a sus características, no solo por patología, sino también, por grado de adherencia al tratamiento.
  2. Comienza a trazar una ruta de trabajo, desde la primera consulta y las sucesivas.
  3. Define las estrategias, herramientas y/o actividades que utilizaras y realizarás en cada tipo de pacientes.
  4. Define en tu formato de evaluación alimentaria nutricional/anamnesis nutricional, preguntas que te ayuden a calificar el paciente.
  5. Diseña un flujograma de trabajo de tipo Si y No.
  6. Define en que momento, el paciente lo refieres a otros especialistas, en caso que lo requiera.
  7. Define los resultados que el paciente logrará, si realiza por etapa/fase, las recomendaciones sugeridas.
  8. Define los objetivos que deseas alcanzar por cada tipo de paciente y/o fase/grado de adherencia al tratamiento nutricional.

Cuando tienes claro, cuál es tu proceso de entregar el valor/solución/resultado que busca el paciente obtener a través de tu servicio de consulta nutricional, lograras que el paciente este claro, pero a su vez motivado y enfocado hacia el camino que le tocara llevar durante el proceso de mejora de su nutrición y salud.

Nutricionista claro y enfocado = Paciente motivado y satisfecho.

Me gustaría saber de ti, si ya ¿has identificado cuales son los pasos a tomar en cada tipo de paciente, que vienen a tu consulta nutricional?

Si deseas dar alguna recomendación a otros colegas, o compartir tus experiencias al respecto, realiza tus comentarios al final.

Si te ha gustado este artículo, por favor compártelo entre tus amigos/colegas.

Un fuerte abrazo,

Carolina Mijares

Marketing para Nutricionistas, Médicos y otros Profesionales de la Salud

Transforma Tu Consulta y Cambia Más Vidas

Estrategias de Marketing y Negocio para Consultorios Médicos y Nutricionales

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: